PEDRO SÁNCHEZ PENSA GUANYAR LES ELECCIONS ESPANYOLES APLICANT EL 155

"Sánchez piensa ganar las elecciones aplicando el 155"

 

José Apezarena

 

Que la situación en Cataluña no se arregla, sino que incluso va a peor, no es descubrir nada nuevo.

El más grave problema que tiene España, es decir, el intento de quebrar la unidad del país, y utilizando para ellos procedimientos y tácticas en muchos casos ilegales, continua sin encontrar vías de solución.

¿Está preocupado el recién llegado presidente del Gobierno? Me cuentan que no, que no lo está.

Pedro Sánchez aplica a su gestión elementales principios de inmediatez y utilidad propia, sin mirar a soluciones de fondo, ni tampoco al medio o largo plazo. Lo mismo hace con la cuestión catalana.

Evidentemente, el desafío independentista requeriría profundas políticas de Estado, pensadas, planeadas, bien identificadas, que habría que aplicar con intensidad y a la vez con paciencia, buscando resultados en años, incluso en generaciones.

Porque, por ejemplo, una de las causas profundas de la deriva separatista hay que buscarla en los últimos treinta y cuarenta años de educación que se ha impartido en Cataluña, que ha condicionado el pensamiento básico de los actuales generaciones.

Un trabajo de demolición semejante solamente se podrá recomponer con otros treinta o cuarenta años de una educación distinta. Algo que aún no ha empezado, y que no se ve en el horizonte que un día pueda comenzar.

Como digo, ¿le preocupa a Pedro Sánchez el devenir de Cataluña? No. Porque lo que le interesa es el ahora, el hoy. Y más concretamente, su objetivo casi único: ganar las próximas elecciones, y ocupar el despacho de La Moncloa con todos los derechos, como personaje refrendado por las urnas.

Con esos presupuestos, el presidente del Gobierno está a la espera de que la deriva independentista, con Puigdemont como cerebro y Quim Torra como instrumento mecánico, junto con los apoyos del PDeCat y de Esquerra, acabe en una nueva DUI, en una Declaración Unilateral de Independencia.

Algo que, a la vista de lo que afirman, sostienen, defienden y proponen los antedichos, se va a producir a no mucho tardar.

Es el instante que espera Pedro Sánchez. Llegado tal momento, justificándose en tan inadmisible desafío al Estado, no dudará en volver a aplicar en Cataluña el Artículo 155. Sí, el mismo que aprobó en su día Mariano Rajoy.

Si tal ocurre, con ese gesto el actual inquilino de La Moncloa ganará las elecciones. No solamente ganará, es que barrerá. Porque se llevará muchísimos votos del Partido Popular y robará gran parte de la clientela a Ciudadanos.

El 155 será su gran baza electoral. Así lo piensan en La Moncloa.

Por eso, como digo, a Pedro Sánchez no le preocupa Cataluña.

Aquesta adreça electrònica s'està protegint contra robots de correu brossa. Necessites JavaScript habilitat per veure-la.

En Twitter @JoseApezarena

Informa:EL CONFIDENCIAL DIGITAL.CAT (9-8-2018)

COM ARRUÏNAR L'INDEPENDENTISME EN TRES DIES

 

"Com arruïnar l’independentisme en tres dies "

No pertoca a cap partit interpretar o posar límits a la llibertat de manifestació

 

JOAN B. CULLA

 

Primer de tot: si en les actuacions dels antiavalots dels Mossos del dijous 6, a Girona i a Terrassa, s’hi produí alguna transgressió dels protocols del cos o de les ordres rebudes, si aquestes últimes eren inapropiades, si es donà algun excés o acarnissament en l’ús de la força o qualsevol altra irregularitat, és imprescindible que hom depuri responsabilitats i es dictin les mesures disciplinàries corresponents.

Dit això, afegeixo sense embuts una altra cosa: no és a la CUP a qui correspon fixar el model policial d’aquest país, ni dictar eventuals canvis en la “cultura de seguretat” del govern de Catalunya, com semblava pretendre l’altre dia el diputat Carles Riera. D’una banda, perquè la CUP representa ara mateix el 4,5% dels votants catalans, i no forma part del Govern ni de la majoria que el sustenta. De l’altra, perquè és difícil reconèixer-li autoritat en la matèria al grup polític un alt representant institucional del qual lluïa orgullós una samarreta amb la sigla ACAB, que vol dir "All Cops Are Bastards", o sigui “Tos els policies són uns malparits”. No em consta que la formació anticapitalista hagi explicat mai en què consistiria el seu “model policial” (a banda de dissoldre la Brimo), però goso afirmar que, entre Patrulles de Control o Guàrdies Rojos i una policia democràtica europea, la immensa majoria dels ciutadans preferim això segon.

Tampoc no pertoca a la CUP –ni a cap altre partit– interpretar o posar límits a la llibertat de manifestació, determinant qui pot exercir-la i qui no. Tal com explicava dissabte aquí mateix l’exconsellera (d’Interior i de Justícia) Montserrat Tura, les convocatòries subscrites per organitzacions legals són simplement “comunicades” a l’autoritat, que no les pot “prohibir”. En tot cas, s’hauria d’instar la il·legalització judicial de determinats grups o plataformes, però no m’imagino els cupaires avançant per aquest camí... Llegeix més...

Visites Rebudes

08658533