PEDRO SÁNCHEZ PENSA GUANYAR LES ELECCIONS ESPANYOLES APLICANT EL 155

"Sánchez piensa ganar las elecciones aplicando el 155"

 

José Apezarena

 

Que la situación en Cataluña no se arregla, sino que incluso va a peor, no es descubrir nada nuevo.

El más grave problema que tiene España, es decir, el intento de quebrar la unidad del país, y utilizando para ellos procedimientos y tácticas en muchos casos ilegales, continua sin encontrar vías de solución.

¿Está preocupado el recién llegado presidente del Gobierno? Me cuentan que no, que no lo está.

Pedro Sánchez aplica a su gestión elementales principios de inmediatez y utilidad propia, sin mirar a soluciones de fondo, ni tampoco al medio o largo plazo. Lo mismo hace con la cuestión catalana.

Evidentemente, el desafío independentista requeriría profundas políticas de Estado, pensadas, planeadas, bien identificadas, que habría que aplicar con intensidad y a la vez con paciencia, buscando resultados en años, incluso en generaciones.

Porque, por ejemplo, una de las causas profundas de la deriva separatista hay que buscarla en los últimos treinta y cuarenta años de educación que se ha impartido en Cataluña, que ha condicionado el pensamiento básico de los actuales generaciones.

Un trabajo de demolición semejante solamente se podrá recomponer con otros treinta o cuarenta años de una educación distinta. Algo que aún no ha empezado, y que no se ve en el horizonte que un día pueda comenzar.

Como digo, ¿le preocupa a Pedro Sánchez el devenir de Cataluña? No. Porque lo que le interesa es el ahora, el hoy. Y más concretamente, su objetivo casi único: ganar las próximas elecciones, y ocupar el despacho de La Moncloa con todos los derechos, como personaje refrendado por las urnas.

Con esos presupuestos, el presidente del Gobierno está a la espera de que la deriva independentista, con Puigdemont como cerebro y Quim Torra como instrumento mecánico, junto con los apoyos del PDeCat y de Esquerra, acabe en una nueva DUI, en una Declaración Unilateral de Independencia.

Algo que, a la vista de lo que afirman, sostienen, defienden y proponen los antedichos, se va a producir a no mucho tardar.

Es el instante que espera Pedro Sánchez. Llegado tal momento, justificándose en tan inadmisible desafío al Estado, no dudará en volver a aplicar en Cataluña el Artículo 155. Sí, el mismo que aprobó en su día Mariano Rajoy.

Si tal ocurre, con ese gesto el actual inquilino de La Moncloa ganará las elecciones. No solamente ganará, es que barrerá. Porque se llevará muchísimos votos del Partido Popular y robará gran parte de la clientela a Ciudadanos.

El 155 será su gran baza electoral. Así lo piensan en La Moncloa.

Por eso, como digo, a Pedro Sánchez no le preocupa Cataluña.

Aquesta adreça electrònica s'està protegint contra robots de correu brossa. Necessites JavaScript habilitat per veure-la.

En Twitter @JoseApezarena

Informa:EL CONFIDENCIAL DIGITAL.CAT (9-8-2018)

UNA REVENJA LLARGAMENT PLANIFICADA PER ANORREAR LA NACIÓ CATALANA

 

" Una revenja llargament planificada "

 

SALVADOR CARDÚS

 

El sacrifici dels represaliats polítics posa en evidència la greu feblesa democràtica d’Espanya

 

Avui fa just un any –un any llarguíssim– que Jordi Sànchez i Jordi Cuixart són injustament a la presó. És cert que molta gent d’aquest país està demostrant que no els oblida –ni a ells, ni a la resta d’empresonats i exiliats–, amb multitudinàries concentracions diàries i setmanals en diversos municipis i davant les presons; amb milers de cartes enviades als centres penitenciaris; amb tota mena d’actes “grocs” arreu del país per a les caixes de resistència i amb iniciatives de tant valor simbòlic com la pujada als Cims per la Llibertat. Però fins i tot aquests gestos de solidaritat es podrien tornar rutinaris i acabar fent 'normal' allò que és insuportablement ignominiós. Tenir gent de pau com Sànchez i Cuixart i bona part d’un govern escollit democràticament a la presó i a l’exili –a més dels centenars d’investigats pendents de procediments judicials– és tan i tan greu que costa d’entendre que algú ja ho pugui donar per descomptat a l’hora de valorar la situació política actual.

Aquest primer empresonament de dues persones que estimo i admiro tant, compromeses, intel·ligents, tenaces, valentes, pacífiques i, sobretot, innocents, fa un any que ens va trasbalsar profundament. Algú dirà que es podia veure a venir. Però era un pas tan descarat en l’expressió d’hostilitat de l'Estat cap a una gent i un territori que consideren seus, que semblava que no gosarien fer-lo. Esclar que tampoc no m’havia imaginat l’atonyinament de l’1-O, quinze dies abans. Però que la policia s’excedís encara podia entrar en la hipòtesi del descontrol o de la irritació per aquella profunda humiliació política. Ara bé, ¿era concebible que el sistema judicial es deixés arrossegar per la venjança de manera tan desvergonyida? Llegeix més...

Visites Rebudes

08318768