L'OPOSICIÓ NO IMPULSARÀ UNA MOCIÓ DE CENSURA PERQUÈ NO VOL UNIR L'INDEPENDENTISME

Cuando a media tarde de ayer el independentismo perdió su mayoría de escaños en el Parlament fruto de la batalla entre JxCat y ERC, empezaron las cábalas sobre una posible moción de censura de los partidos constitucionalitas a Quim Torra, que obligara a los comunes y a la CUP a mojarse y decidir si salvan o no al presidente de la Generalitat. Una posibilidad que, por ahora, han descartado tanto la líder de Ciutadans, Inés Arrimadas, como el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, para no dar motivos al independentismo para volver a unirse detrás de una nueva causa común.

Ahora mismo, la estrategia entre los dos principales grupos de la oposición es la de esperar, señalar las diferencias entre las dos principales fuerzas independentistas y que, poco a poco, la debilidad parlamentaria lleve al Gobierno de Torra a un final abrupto. Hacer un movimiento demasiado rápido, creen tanto en la dirección socialista como en la liberal, podría tener un efecto boomerang como ha ocurrido en el pasado. La derrota ayer de los independentistas en diferentes votaciones, como el intento de apoyo del Parlament a la autodeterminación o la reprobación del Rey, es para Cs y el PSC el mejor ejemplo de las consecuencias por la situación actual para JxCat y ERC.

La estrategia de la oposición pasa por esperar a que la debilidad parlamentaria lleve al Gobierno de Torra a un final abrupto

“En estos momentos que están divididos y peleándose en público una moción de censura, que aritméticamente no prosperará, los podría volver a cohesionar”. “Ni hay mayoría ni es el momento; la situación requiere finezza”. “No salen los números, nada nuevo, hace falta mayoría absoluta”. Son tres reflexiones de dirigentes de Cs y el PSC que no confían en que los comunes, muy divididos internamente por el discurso que debe articular sobre la cuestión catalana, se atrevan a apoyar una candidatura encabezada por Arrimadas o, incluso, por Iceta. Desde el PP catalán, en cambio, afirman que si ellos tuvieran los diputados necesarios para impulsar la moción “no dudarían”.

En esta pugna parlamentaria, los comunes son imprescindibles para, si no acabaran optando por la abstención, sumar 65 diputados con Cs, PSC y PP catalán y obligar a la CUP, que hace unas semanas dio por acabado su pacto de investidura con Torra, a tener que apoyar a JxCat y ERC y sumar otros 65 escaños. El empate a 65 entre los dos bloques en la votación frenaría la moción, aunque no evitaría la foto de un Parlament dividido en dos partes iguales y mostraría la debilidad en la que se sustenta, a día de hoy, el Ejecutivo independentista.

Precisamente, esa foto de división es la que lleva a algunos dirigentes de Cs a defender la urgencia de presentar una moción de censura. Sería, apuntan, una manera de “marcar agenda y exponer tu programa de gobierno”. Justo lo que Arrimadas no pudo hacer después de ganar las elecciones del 21-D y renunciar a presentar su investidura al no contar con los votos suficientes en la Cámara.

“Hay que presentarse para salir de la parálisis institucional y el desprestigio político, proponiendo un gobierno de concentración constitucionalista o presentarse con como único punto la convocatoria de un gobierno que sí gobierne”, afirman estas voces Cs, por ahora minoritarias. Ni Arrimadas ni Iceta tienen pensado mover ficha. Esperar y ver es la consigna.

Informa:LAVANGUARDIAESPAÑOLA.COM (10-10-2018)

COM ARRUÏNAR L'INDEPENDENTISME EN TRES DIES

 

"Com arruïnar l’independentisme en tres dies "

No pertoca a cap partit interpretar o posar límits a la llibertat de manifestació

 

JOAN B. CULLA

 

Primer de tot: si en les actuacions dels antiavalots dels Mossos del dijous 6, a Girona i a Terrassa, s’hi produí alguna transgressió dels protocols del cos o de les ordres rebudes, si aquestes últimes eren inapropiades, si es donà algun excés o acarnissament en l’ús de la força o qualsevol altra irregularitat, és imprescindible que hom depuri responsabilitats i es dictin les mesures disciplinàries corresponents.

Dit això, afegeixo sense embuts una altra cosa: no és a la CUP a qui correspon fixar el model policial d’aquest país, ni dictar eventuals canvis en la “cultura de seguretat” del govern de Catalunya, com semblava pretendre l’altre dia el diputat Carles Riera. D’una banda, perquè la CUP representa ara mateix el 4,5% dels votants catalans, i no forma part del Govern ni de la majoria que el sustenta. De l’altra, perquè és difícil reconèixer-li autoritat en la matèria al grup polític un alt representant institucional del qual lluïa orgullós una samarreta amb la sigla ACAB, que vol dir "All Cops Are Bastards", o sigui “Tos els policies són uns malparits”. No em consta que la formació anticapitalista hagi explicat mai en què consistiria el seu “model policial” (a banda de dissoldre la Brimo), però goso afirmar que, entre Patrulles de Control o Guàrdies Rojos i una policia democràtica europea, la immensa majoria dels ciutadans preferim això segon.

Tampoc no pertoca a la CUP –ni a cap altre partit– interpretar o posar límits a la llibertat de manifestació, determinant qui pot exercir-la i qui no. Tal com explicava dissabte aquí mateix l’exconsellera (d’Interior i de Justícia) Montserrat Tura, les convocatòries subscrites per organitzacions legals són simplement “comunicades” a l’autoritat, que no les pot “prohibir”. En tot cas, s’hauria d’instar la il·legalització judicial de determinats grups o plataformes, però no m’imagino els cupaires avançant per aquest camí... Llegeix més...

Visites Rebudes

08635937