L'OPOSICIÓ NO IMPULSARÀ UNA MOCIÓ DE CENSURA PERQUÈ NO VOL UNIR L'INDEPENDENTISME

Cuando a media tarde de ayer el independentismo perdió su mayoría de escaños en el Parlament fruto de la batalla entre JxCat y ERC, empezaron las cábalas sobre una posible moción de censura de los partidos constitucionalitas a Quim Torra, que obligara a los comunes y a la CUP a mojarse y decidir si salvan o no al presidente de la Generalitat. Una posibilidad que, por ahora, han descartado tanto la líder de Ciutadans, Inés Arrimadas, como el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, para no dar motivos al independentismo para volver a unirse detrás de una nueva causa común.

Ahora mismo, la estrategia entre los dos principales grupos de la oposición es la de esperar, señalar las diferencias entre las dos principales fuerzas independentistas y que, poco a poco, la debilidad parlamentaria lleve al Gobierno de Torra a un final abrupto. Hacer un movimiento demasiado rápido, creen tanto en la dirección socialista como en la liberal, podría tener un efecto boomerang como ha ocurrido en el pasado. La derrota ayer de los independentistas en diferentes votaciones, como el intento de apoyo del Parlament a la autodeterminación o la reprobación del Rey, es para Cs y el PSC el mejor ejemplo de las consecuencias por la situación actual para JxCat y ERC.

La estrategia de la oposición pasa por esperar a que la debilidad parlamentaria lleve al Gobierno de Torra a un final abrupto

“En estos momentos que están divididos y peleándose en público una moción de censura, que aritméticamente no prosperará, los podría volver a cohesionar”. “Ni hay mayoría ni es el momento; la situación requiere finezza”. “No salen los números, nada nuevo, hace falta mayoría absoluta”. Son tres reflexiones de dirigentes de Cs y el PSC que no confían en que los comunes, muy divididos internamente por el discurso que debe articular sobre la cuestión catalana, se atrevan a apoyar una candidatura encabezada por Arrimadas o, incluso, por Iceta. Desde el PP catalán, en cambio, afirman que si ellos tuvieran los diputados necesarios para impulsar la moción “no dudarían”.

En esta pugna parlamentaria, los comunes son imprescindibles para, si no acabaran optando por la abstención, sumar 65 diputados con Cs, PSC y PP catalán y obligar a la CUP, que hace unas semanas dio por acabado su pacto de investidura con Torra, a tener que apoyar a JxCat y ERC y sumar otros 65 escaños. El empate a 65 entre los dos bloques en la votación frenaría la moción, aunque no evitaría la foto de un Parlament dividido en dos partes iguales y mostraría la debilidad en la que se sustenta, a día de hoy, el Ejecutivo independentista.

Precisamente, esa foto de división es la que lleva a algunos dirigentes de Cs a defender la urgencia de presentar una moción de censura. Sería, apuntan, una manera de “marcar agenda y exponer tu programa de gobierno”. Justo lo que Arrimadas no pudo hacer después de ganar las elecciones del 21-D y renunciar a presentar su investidura al no contar con los votos suficientes en la Cámara.

“Hay que presentarse para salir de la parálisis institucional y el desprestigio político, proponiendo un gobierno de concentración constitucionalista o presentarse con como único punto la convocatoria de un gobierno que sí gobierne”, afirman estas voces Cs, por ahora minoritarias. Ni Arrimadas ni Iceta tienen pensado mover ficha. Esperar y ver es la consigna.

Informa:LAVANGUARDIAESPAÑOLA.COM (10-10-2018)

EL CONSELLER BUCH EXPLICA ELS " MISTERIS" DE LA DESPROTECCIÓ POLICIAL DE TORRA A L'ESTRANGER

El conseller d’Interior, Miquel Buch, ha explicat aquest dilluns en roda de premsa els motius pels quals el president Torra ha hagut de viatjar a Brussel·les, on aquesta tarda té previst fer una conferència amb Carles Puigdemont, sense escorta policial. Segons Buch, la Generalitat ha mostrat la seva sorpresa davant la decisió adoptada pel govern espanyol de prohibir que tres escortes armats dels Mossos d’Esquadra acompanyessin el president en el seu desplaçament. El ministre d’Afers Estrangers espanyol, Josep Borrell, s’ha mostrat d’acord amb el veto que divendres va manifestar el president de l’Eurocambra, Antonio Tajani, de prohibir la conferència dels dos presidents catalans a la seu parlamentària al·legant motius de seguretat. Borrel ha considerat que és una “decisió raonada i raonable” i que si ell continués sent el president de l’Eurocambra, hauria pres la mateixa decisió.

És per això que sobta la negativa del govern espanyol, manifestada a través del ministeri de l’Interior, Fernando Grande-Marlaska, d’autoritzar el servei d’escorta en aquest desplaçament. Fins ara, era habitual que la Generalitat comuniqués els desplaçaments i que el ministeri donés el plàcet. Buch ha explicat que “a partir del dijous 14 ens trobem amb un canvi de criteri en el ministeri que ha provocat la negació d’autoritzacions per als desplaçaments internacionals entre elles la que avui ha portat al president Torra a Brussel·les”. Llegeix més...

Opinions

Visites Rebudes

09213587