CAPITANIA GENERAL DE BARCELONA NO POSARÀ BANDERES ESPANYOLES EL 12-O

l Palacio de Capitanía General de Barcelona, sede de la Inspección General del Ejército, se convertía todos los 12 de octubre en uno de los epicentros de la celebración en la ciudad condal.

Sin embargo, en 2017 se decidió suspender la tradicional jornada de puertas abiertas. Años antes, durante ese día, las instalaciones estaban a disposición de los ciudadanos que quisiesen conocerlas. Ocho horas en total, distribuidas entre mañana y tarde.

En la Inspección General del Ejército había cierto temor, por parte del mandos militares, a que diversos grupos independentistas pudiesen utilizar la visita para realizar algún tipo de protesta o ataque en el interior de las instalaciones.

Este año, tal y como ha sabido ECD de fuentes militares, tampoco está previsto abrir la capitanía al público.

Sin banderas de España

 

Además de no organizarse la jornada de puertas abiertas, el Palacio de la Capitanía General de Barcelona tampoco lucirá banderas de España en la fachada del edificio. También por segundo año consecutivo.

En años anteriores, coincidiendo con el 12 de octubre, la Inspección General del Ejército ordenaba colocar en los balcones exteriores del edifico con una bandera de España en cada uno de ellos.

En 2016, como contó ECD, la presencia de dieciocho banderas rojigualdas en el exterior del palacio provocó una agria polémica con algunos grupos independentistas, que consideraban una “provocación” la presencia de las enseñas en el centro de Barcelona. Se convocaron hasta movilizaciones.

Eso sí, según confirman fuentes militares, el “interior del edifico sí será engalanado” y habrá presencia de banderas de España.

 

Un sólo acto oficial ese día

 

El programa de actos en Barcelona se reduce este año a una visita de puertas abiertas a una fragata que estará atracada en el puerto de la ciudad, un concierto en la Capitanía -que se celebró el 4 de octubre- y una conferencia prevista para el día 16.

Años atrás, antes de la crisis secesionista, el programa de actividades incluía más de una docena de eventos distribuidos por toda la ciudad. Jornadas de puertas abiertas en acuartelamientos, exposiciones, exhibiciones de material, conciertos de música militar... Hoy han quedado recudidos a la mínima expresión.

https://www.elconfidencialdigital.com/articulo/defensa/Espana-Capitania-General-Barcelona-independentistas/20160107184827079840.html

El Palacio de Capitanía General de Barcelona, sede de la Inspección General del Ejército, se convertía todos los 12 de octubre en uno de los epicentros de la celebración en la ciudad condal.

Sin embargo, en 2017 se decidió suspender la tradicional jornada de puertas abiertas. Años antes, ese día las instalaciones estaban a disposición de los ciudadanos que quisiesen conocerlas. Ocho horas en total, distribuidas entre mañana y tarde.

En la Inspección General del Ejército había cierto temor, por parte de los mandos militares, a que grupos independentistas pudiesen utilizar la visita para realizar algún tipo de protesta o ataque en el interior de las instalaciones.

Este año, tal y como ha sabido ECD por fuentes militares, tampoco está previsto la apertura al público de la capitanía.

Sin banderas de España

Además de la supresión de la jornada de puertas abiertas, el Palacio tampoco lucirá banderas de España en la fachada del edificio. También por segundo año consecutivo.

En años anteriores, coincidiendo con el 12 de octubre, la Inspección General del Ejército ordenaba colocar en los balcones exteriores una bandera de España. Una por cada mirador.

En 2016, como contó ECD, la presencia de dieciocho banderas rojigualdas en el exterior del palacio provocó una agria polémica con algunos grupos independentistas que consideraban una “provocación” la presencia de las enseñas en el centro de Barcelona. Se convocaron hasta movilizaciones.

En esta ocasión, según confirman fuentes militares, el “interior del edifico sí será engalanado” y habrá presencia de banderas de España.

 

Un sólo acto oficial ese día

 

El programa de actos en Barcelona se reduce este año a una jornada de puertas abiertas a una fragata que estará atracada en el puerto de la ciudad, un concierto en la Capitanía -que se celebró el pasado 4 de octubre- y una conferencia prevista para el día 16.

Años atrás, antes de la crisis secesionista, el programa de actividades incluía más de una docena de eventos distribuidos por toda la ciudad. Apertura y visita a diversos acuartelamientos, exposiciones, exhibiciones de material, conciertos de música militar... Hoy los actos festivos han quedado reducidos a la mínima expresión.

Informa:ELCONFIDENCIALDIGITAL.COM (11-10-2'018)

COM ARRUÏNAR L'INDEPENDENTISME EN TRES DIES

 

"Com arruïnar l’independentisme en tres dies "

No pertoca a cap partit interpretar o posar límits a la llibertat de manifestació

 

JOAN B. CULLA

 

Primer de tot: si en les actuacions dels antiavalots dels Mossos del dijous 6, a Girona i a Terrassa, s’hi produí alguna transgressió dels protocols del cos o de les ordres rebudes, si aquestes últimes eren inapropiades, si es donà algun excés o acarnissament en l’ús de la força o qualsevol altra irregularitat, és imprescindible que hom depuri responsabilitats i es dictin les mesures disciplinàries corresponents.

Dit això, afegeixo sense embuts una altra cosa: no és a la CUP a qui correspon fixar el model policial d’aquest país, ni dictar eventuals canvis en la “cultura de seguretat” del govern de Catalunya, com semblava pretendre l’altre dia el diputat Carles Riera. D’una banda, perquè la CUP representa ara mateix el 4,5% dels votants catalans, i no forma part del Govern ni de la majoria que el sustenta. De l’altra, perquè és difícil reconèixer-li autoritat en la matèria al grup polític un alt representant institucional del qual lluïa orgullós una samarreta amb la sigla ACAB, que vol dir "All Cops Are Bastards", o sigui “Tos els policies són uns malparits”. No em consta que la formació anticapitalista hagi explicat mai en què consistiria el seu “model policial” (a banda de dissoldre la Brimo), però goso afirmar que, entre Patrulles de Control o Guàrdies Rojos i una policia democràtica europea, la immensa majoria dels ciutadans preferim això segon.

Tampoc no pertoca a la CUP –ni a cap altre partit– interpretar o posar límits a la llibertat de manifestació, determinant qui pot exercir-la i qui no. Tal com explicava dissabte aquí mateix l’exconsellera (d’Interior i de Justícia) Montserrat Tura, les convocatòries subscrites per organitzacions legals són simplement “comunicades” a l’autoritat, que no les pot “prohibir”. En tot cas, s’hauria d’instar la il·legalització judicial de determinats grups o plataformes, però no m’imagino els cupaires avançant per aquest camí... Llegeix més...

Visites Rebudes

08636342